Menu principal

Trudeau apoya el ataque de Trump contra Siria y la salida de Assad

Tras un silencio inicial luego del ataque de Estados Unidos contra una base militar en Siria el pasado jueves 6 de abril, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, declaró al día siguiente en el Parlamento en Ottawa, su apoyo a esa acción unilateral de parte del hombre fuerte en Washington, Donald Trump.

Varios países consideran que el régimen de Assad es responsable de un ataque con armas químicas ocurrido la semana pasada en Idlib, Siria, que causó la muerte de al menos 70 personas, entre ellas 10 niños.

En respuesta, de manera unilateral y sin contar con el apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos decidió lanzar 59 misiles contra la base aérea de Shayrat, en Siria, de donde se cree despegaron los aviones responsables del ataque químico.

Lanzamiento de un misil Tomahawk contra la base aéra de Shayrat, Siria.
Lanzamiento de un misil Tomahawk contra la base aéra de Shayrat, Siria. © AFP

Por su parte, Moscú se ha mantenido firme al lado de su aliado sirio y advirtió junto con Irán al gobierno de Trump que habrá una respuesta en caso de producirse cualquier otro ataque similar.

Trudeau explicó que Canadá apoyaba ese ataque a Siria porque creía en las declaraciones del gobierno estadounidense, Estados Unidos, que decían que la aviación de Bashar al Assad era el responsable de ese ataque con armas químicas contra la población siria.

Si hasta hace unos diez días Estados Unidos sostenía que no buscaba la caída del gobierno sirio, ahora la salida de Assad se ha convertido en el objetivo de la Casa Blanca. Durante el fin de semana, Nikki Haley, la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, dijo que sacar del poder a Assad es una prioridad para Washington.

El presidente de Siria, Bashar al Assad.
El presidente de Siria, Bashar al Assad. © Sana Sana / Reuters

Ahora, Canadá se ha sumado a esa posición. Ottawa está dispuesta a aumentar sus sanciones contra Rusia y cree que no hay lugar para el presidente sirio Bashar al Assad en el futuro del país devastado por la guerra, dijo este lunes el primer ministro Justin Trudeau.

Esta línea dura canadiense se produce después de un fin de semana de conversaciones con los líderes de Francia y Gran Bretaña y después de que Trudeau recorrió los campos de batalla de la Primera y Segunda Guerra Mundial en Europa.

Trudeau habló por teléfono el domingo con la primera ministra británica, Theresa May, y mantuvo conversaciones cara a cara con el presidente francés François Hollande.

El crítico conservador de relaciones exteriores, Peter Kent, acusó al gobierno liberal de tomar una postura blanda contra Siria y la complicidad de Rusia e Irán en los ataques de Assad contra civiles.

La líder del Partido Verde, Elizabeth May, dijo que Rusia e Irán deben desempeñar un papel clave en las conversaciones de paz para desarrollar un “camino compartido” persuadiendo a Assad a que acepte una transición ordenada a un nuevo gobierno. Ella advirtió contra cualquier plan para tratar de sacar a Assad del poder.

“No se puede sacar a Assad por la fuerza militar cuando estas acciones no tienen fundamento en el derecho internacional”, dijo May.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, mostrando imágenes de las víctimas del presunto ataque químico en Khan Cheikhoun, Siria, en los debates en torno al proyecto de resolución de condena al régimen sirio.
La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, mostrando imágenes de las víctimas del presunto ataque químico en Khan Cheikhoun, Siria, en los debates en torno al proyecto de resolución de condena al régimen sirio. © Getty Images/Thimoty A. Clary