Menu principal

La Uady confirma acuerdo para atender a 80 caballos de calesas que trabajan en el centro histórico

José Cortazar Navarrete

DEL DIA/ Fotografía: Cortesía

La Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Uady, renovó por tercer año consecutivo el acuerdo de colaboración para otorgar atención y revisión clínica de 80 caballos, pertenecientes a la asociación de cocheros del centro histórico y que se desempeñan como prestadores de servicios turísticos en la ciudad.

De esta manera la máxima Casa de Estudios concretó el acuerdo con la Unión de Conductores y Pequeños Propietarios de Carruajes de Yucatán, que a petición de los estudiantes y docentes de la Facultad estableció la Cartilla Sanitaria de Identificación Equina, que permite dar un seguimiento cada equino de carácter médico y sanitario.

José Manuel Blanco Molina, coordinador de la Clínica de Grandes Especies de la Facultad de Veterinaria, manifestó que el punto central de la relación con los caleseros es brindar una atención integral y especializada a sus caballos y garantizar que puedan cumplir con las funciones diarias.

En esta actividad participan estudiantes y profesores de la facultad que cada miércoles realizan una tarea especial, se trata de la revisión integral a los caballos caleseros, aquellos que se utilizan para el servicio turístico de paseos en carruajes por la ciudad.

A partir de esta vinculación, la Universidad logra que sus estudiantes encuentren escenarios reales de aprendizaje, en este caso, en la medicina de equinos. La agrupación de caleseros cuenta con unos 80 caballos, los cuales son revisados con diseñada por la propia Facultad. En esta se registran los datos del propietario y del equino, así como el número de visitas y las acciones de inspección.

Blanco Molina precisó que se han dado casos de equinos que son retirados de sus funciones por no cumplir con los valores promedio de alimentación, condición sanitaria y edad, por lo que es preciso que tener un seguimiento sobre la condición de los rocinantes que trabajan en ocasiones en circunstancias climáticas adversas.

Aclaró que, en estos casos, la Clínica emite las recomendaciones necesarias, pero es la agrupación la encargada de suspender al animal. En lo que va del acuerdo, estos casos han sido de entre un 10 o 15% del total de equinos de la agrupación.

Blanco Molina destacó que de esta coordinación se ha logrado generar mayor conciencia en los propietarios de los caballos sobre la importancia del monitoreo que deben prestar a sus animales.

Adicionalmente, también se incide en la sociedad en general, en relación a que los caballos son animales de trabajo que pueden realizar estas jornadas, esto en la medida que presenten buenas condiciones físicas y de salud.

La Clínica de Grandes Especies del Campus recibe unos 4 o 5 caballos cada semana, los cuales pasan por una revisión rutinaria que incluye dientes, lengua, pelaje, condición física y de salud en general y herrajes.

La revisión también incluye condiciones neurológicas y de tipo digestivo. La clínica realiza el diagnóstico y se informa al propietario para iniciar con los servicios, los cuales tienen un costo accesible para los integrantes de la agrupación.