Menu principal

Investigadores y ambientalistas estudiarán comportamiento del Flamenco Rosado

José Cortazar Navarrete

Mérida, Yuc. 11 de enero.- Investigadores y ambientalistas mexicanos se han propuesto conocer y analizar los procesos de vida, reproducción y alimentación del Flamenco Rosado, especie que en algún momento estuvo en peligro de extinción y que se reproduce y vive en la península de Yucatán.
Por décadas, los estudiosos y representantes de organismos ambientales han estudiado de manera somera el vuelo del flamenco del Caribe (Phoenicopterus ruber) o rosado, este tema ha sido parte de un debate sobre sus formas de vida y desarrollo, aspectos hasta ahora desconocidos.
Por ello, con el apoyo de autoridades federales, se realiza un programa de estudio, monitoreo y seguimiento de los procesos de vida de esta especie que permitirá conocer el alcance de las distancias recorridas más allá de los litorales mexicanos y las rutas seguidas por las islas del Caribe.
En este proyecto participan: la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), en colaboración con la Fundación Pedro y Elena Hernández, A.C. (FPEH) y especialistas del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur).
Se trata, según dieron a conocer, de la colocación de rastreadores satelitales en 5 ejemplares adultos de la especie, 3 hembras y 2 machos, ubicados en la Reserva de la Biosfera Ría Lagartos, con el objetivo de conocer más acerca de su comportamiento, así como sus movimientos a través de los humedales costeros de la Península de Yucatán.
El peso del transmisor es menor al 2.3% del peso corporal de los flamencos y el tiempo de colocación de los transmisores fue de aproximadamente 15 minutos, protegiendo así la integridad de los ejemplares.
En el reporte dado a conocer, se establece que, con sistemas de rastreo será posible obtener información sobre las fechas y la ruta migratoria, hasta ahora desconocidos por los especialistas, así como establecer un proceso de marcaje o anillamiento de ejemplares jóvenes, lo que permitirá obtener información adicional como su longevidad.
En México, el flamenco del Caribe o rosado tiene como principal zona de anidación los humedales costeros de la Reserva de la Biosfera de Ría Lagartos. En esta Área Natural Protegida se han realizado trabajos significativos para la conservación de la especie, que van desde la restauración de áreas de anidación, hasta el marcaje de juveniles y el monitoreo constante de sus movimientos.
Dado que la especie se distribuye a lo largo de la costa de la Península de Yucatán, los flamencos son indicadores significativos del éxito y prioridades en las labores de conservación de los humedales costeros.
En la actualidad, el movimiento de los flamencos es asociado al cambio climático y modificaciones en los niveles de agua en las áreas de alimentación y reproducción, observándose desplazamientos de grandes distancias hacia sitios donde las entradas de agua dulce a los humedales permiten el desarrollo de sus fuentes de alimentación.
El flamenco del Caribe alcanza una altura de 1,20 a 1,40 m. El macho pesa en promedio 2,8 kg y la hembra 2,2 kg.
Esta especie es la más grande del continente, y la segunda de nuestro planeta. Su color puede variar desde el rosa pálido hasta un carmesí o bermellón, dependiendo de la zona donde viva y de la cantidad de crustáceos con altos contenidos carotenoides que consuma, según reportan los especialistas.

(Imágenes de Internet)